the jamaican clash soundsystem

Joder, que tema el de los benditos bootlegs. Discos no oficiales, que por lo general son versiones demos o ensayos, shows grabados desde la radio (broadcasting) o shows tomados directamente desde las consolas de sonido.

Por lo general perdemos siempre la apuesta: la presentación del disco promete una rareza o joya de incalculable valor en la colección de nuestro artista favorito, pero después de la primera pasada es inevitable que nos corra por la espalda la fría sensación de haber sido estafados.

Bandas como los Cramps incluso tienen más bootlegs que discos oficiales. Pero bueno, lo admito, las increibles portadas de esos ábunes ya valen lo gastado.

Pero en este caso, vamos a permitirnos una excepción. Noviembre de 1982, Kingston, Jamaica. The Clash llega como parte de una larga gira a la tierra del ska, reggae y el dub.

Las relaciones entre los miembros de la banda no eran las mejores, pero era un concierto especial. Vamos, no me hagan contar la enorme influencia que tuvo la cultura jamaiquina sobre el punk ingles -el rollo de Don Letts pinchando discos en los primeros gigs de punk, los soundsystems y el cannabis como principal entretenimiento de los futuros england punks rockers, etc, etc.…-

Los Clash ya habían estado en la isla hace unos años, grabando en el mítico Studio One con el gran Mickey Dread -en una desopilante historia con armas de fuego incluidas-. Pero su debut y despedida sobre los escenarios fue en marco del Jamaican World Music Festival el 27 de Noviembre.

Nota al pie: ¡Que pasada de festival! B-52´s, Aretha Franklin, Peter Tosh, The Beach Boys, Toots and the Maytals…

Pero volviendo a lo que nos interesa aquí -el bendito bootleg-, el set de temas que venían haciendo habitualmente los Clash incluía algunas de sus jamaican-songs. En este caso podemos escuchar One More Time, The Guns of Brixton, Bank Robber y el cover de Armagideon Time, más clásicos como Spanish Bombs, Train in Vain y un cierre magnífico con Straight To Hell (cierre del bootleg, ya que quedó afuera del disco la última canción: I Fought the Law).

El sonido del álbum -pequeño detalle que nos olvidábamos- no llega a la calidad de un oficial pero está realmente muy bien, incluso podemos decir (aunque sea para justificar los billetes gastados) que refleja fielmente el vivo de los Clash, sin retoque ni maquillaje.

No quiero caer en eso de “si eres fan de los Clash disfrutarás mucho de este álbum y bla bla bla”. Pero si eres fan de los Clash disfrutarás mucho de este álbum.

Y como nos quedamos cebados con todo este rollo jamaican-reggae-punky, a continuación un pequeño set list de los originals que versionaron Joe y sus compinches… de nada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s