galería: perverted by art

C. Castenskiold pone en marcha un desfile de personajes al borde de la histeria, impulsado por fuerzas más allá de su control. Son los habitantes inconscientes de un purgatorio de dibujos animados que observamos desde la ventana un día lluvioso. Vemos lo que no pueden ver, tratamos de advertirles pero es inútil. A fin de cuentas, su sufrimiento no es tan diferente al nuestro…

Nació en Dinamarca, vivió en España e Inglaterra. En los ochenta se empapó del DIY, compartió bares y conciertos punk rock con Patti Smith o Tom Verlaine, y logró impresionar a la escena artística de New York con sus pinturas. Es el responsable del arte de tapa de varios discos de The Fall, y también colaboró con The Gun Club.

visit the art gallery, please.

MAG00

ciudades de la noche roja

Las ciudades de la noche roja eran seis: Tamaghis, Ba´dan, Yas-Waddah, Naufana, Waghdas y Ghadis. Estas ciudades estaban situadas en una zona que se corresponde aproximadamente con el desierto de Gobi, hace unos cien mil años.En aquel tiempo el desierto estaba provisto de enormes oasis y era atravesado por un río que desembocaba en el mar caspio.

El mayor de estos oasis contenia un lago de dieciséis kilómetros de largo por ocho de ancho, en cuyas orillas se fundó la ciudad de Waghdas. Acudían peregrinos de todo el mundo habitado a estudiar en las academias de ocultismo y alquimia de Waghdas, donde artes y ciencias alcanzaron cimas de perfección que nunca han sido igualadas. Muchos de aquellos antiguos conocimientos se han perdido en la actualidad.

Las ciudades de Ba’dan y Yass-Waddah estaban una frente a otra en el río. Tamaghis, situada en una zona despoblada al norte de un pequeño oasis, podría llamarse con propiedad una ciudad del desierto. Al igual que un oasis, podía desaparecer completamente, para aparecer días después a cientos de metros donde había sido vista la última vez.

Naufana y Ghadis estaban situadas en zonas montañosas al oeste y al sur, más allá del perímetro de las rutas comerciales habituales entre las otras ciudades. En la feria de mercaderes que se montaba entre las dos poblaciones era común el tráfico de almas o las sesiones de espiritismo antiguo con seres de otros planetas.

¿Que coño hacemos?

Comunicación directa con JONNHY OTIS DAVILA, que nos va a recomendar discos, libros y películas para pasar el tiempo.


Johnny Otis es el guitarrista de los legendarios Dávila 666, de Xenu & The Thetans, AJ y Terror Amor y como solista tiene un EP (P.I.F.F.) y su larga duración “Solo Otra Vez” saldrá este año -si sobrevivimos, claro-. También es ocasional DJ de vinilos.

Bueno, vamos ya con las recomendaciones, gilipollas.

PELÍCULAS:
El Día de la Bestia (1995, Alex de la Iglesia)
Mandy (2018, Panos Cosmatos)
Looking for Johnny, the legend of Johnny Thunders (2014, Danny García)

DISCOS:
Richard Lloyd, “Alchemy” (1979)
Brower, “Buzzsaws” (2018)
Nancy, “A Nice Package” (2016)

LIBROS:
Trouble Boys: The True Story of the Replacements (Bob Mehr)
Please Kill Me, the uncensored story of Punk (McNeil y McCain)
Lobotomy, surviving The Ramones (biografia de Dee Dee Ramone)

¡Gracias Johnny! Nos diste una bomba rock and punk con horror movies, actualidad y viajes a los 80s y 90s.

soundclound de Johnny Otis Dávila, bandcamp de Davila 666 y bandcamp de Xenu & The Thetans

we love you, Debbie

Enfermera en uno de los capítulos traídos directamente desde la morgue donde un doctor desquiciado va abriendo las bolsas de cadáveres y contando su historia, o bruja moderna que escucha relatos de miedo de un pequeño niño desesperado por hacer tiempo para no ser destripado y cocinado. O psiquiatra y presentadora de radio en una distopía televisiva psicosexual sadomasoquista.

Debbie Harry no solo nos enamoró tras un micrófono, sino que tiene una prolífera carrera de actriz de cine y tv.

Recordamos ahora 3 bellezas de cine y tv de culto-claseB-horror movies para verla o efímeramente, o como protagonista o presentadora. Sin perder el encato, claro:
Videodrome, el clásico de culto de D.Cronenberg de 1983, la pelicula de la serie Tales From the Darkside de 1990, Y Body Bags de 1993, la respuesta de Carpenter a Cuentos de la Cripta.

Mundo enfermo y triste (y retorcido)

Más allá de las advertencias, apenas entramos en ese laberinto lisérgico que es Like a Velvet Glove Cast in Iron, nos perdemos apenas doblar en la primera esquina. Y miramos hacia atrás, queremos volver. Pero el camino ya no es el mismo.

Y seguimos caminando sin sentido por un buen rato. Tanteando las paredes, retrocediendo a veces, otras avanzando. Buscando quizás alguna trampilla o manera de ir a algún lado.

Hasta que entendemos por fin que solo hay que dejarse llevar… ¿A dónde? No tenemos ni la más remota idea, claro. Acompañamos a Clay en la búsqueda de un misterioso estudio de cine responsable de un extraño film BDSM protagonizado por su antigua novia, y a partir de ese momento todo se vuelve surrealista.

Como si se tratara de una emisión de Sick Sad Word, vemos desfilar personajes y situaciones totalmente retorcidas, surrealistas o directamente repugnantes. Lo onírico y el mundo real se mezclan a la sombra del misterioso Sr. Jones, un extraño personaje que aparece de manera recurrente y está a mitad de camino entre ícono pop y extraña criatura con poderes asombrosos.

También hay sectas, un comando de mujeres que le declara la guerra al sexo masculino -y la gana, claro-, una extraña chica que va guionando la historia-dentro-de-la-historia, snuff movies y criaturas imposibles. A esta altura, en mitad del laberinto, nos hemos olvidado completamente de cómo, para qué, o por qué estamos allí.

Daniel Clowes ya es una eminencia en el mundo del cómic alternativo-underground americano junto a Peter Bagge y Charles Burns. Like a Velvet iron… es quizás su obra más retorcida, y salió publicada en partes en su revista Eightball entre 1989 y 1992. Y si bien el tomo único lo leemos de un tirón, en inmureables ocasiones debemos volver de página o viñeta… ¿que diablos quizo decir? ¿es la realidad o está soñando?

Van llegando los últimos capítulos, y crece la duda sobre si algo se resolverá o tendrá sentido. Confiamos todavía ingenuamente en la vieja regla de la introducción-desarrollo-final. Pero claro, no todo es como debería ser. Pensamos que nos dirigimos hacia algún lugar, pero a veces simplemente estamos metidos en un circulo sin principio ni final. Como un guante de seda forjado en hierro.

* cuentos de la cripta *

Viejas cintas VHS, monstruos, cientos de simples de vinilos inconseguibles, BDSM, muñecos, máscaras, pósters…. el mundo que rodeaba a THE CRAMPS era un auténtico museo stuff clase-b. Y claro, los cómics de terror de los ´50.

San Diego Comic-Con, 1985

Y como era de esperarse… ¡ellos mismos terminaron dentro de la Metal Hurlant! Serge Clerc fue el encargado de contar la terrorífica história TFTC en la revista de cómics francesa:

Asi que ya lo saben amigos… ¡Cuidado con las noches de luna llena!

How does it feel?

Tenían más actitud que el resto de las girl-bands de la época. Sabían que la imagen también era importante. Y tenían talento, claro. Verónica y su hermana Estelle Bennet, junto a su prima Nedra, eran las Ronettes.

De corte más rockero, fueron las ídolas indiscutibles de Joey Ramone, andaban con los Rolling Stones, cantaron y grabaron con Jimmy Hendrix. Johnny Thunders iba a sus conciertos y lloraba. Brian Wilson se inspiró en sus canciones.

La historia se remonta a finales de los ´50 y principios de los ´60 en New York, épocas de idas y vueltas sin éxito con el sello discográfico Colpix Records. Hasta que por fin se cruzan en el camino del productor Phil Spector –genio, loco, y peligroso por igual-, fichan con él en 1963 (Philles Records), y un año después sale su único LP: Presenting The Fabulous Ronettes featuring Veronica.

Presenting the fabulous RONETTES featuring VERONICA

El disco fue un éxito instantáneo con canciones como “Be my baby”, “Walking in the rain” o “So Young”. Se volvió a editar en vinilo a principios de esta década, pero las ediciones originales son una figurita difícil de los grandes coleccionistas.

La mayoría de los temas están firmados por Phil, y el plantel de músicos es un seleccionado estelar. Hay una versión de What´d I Say de Ray Charles, e incluso Cher y Soony tuvieron su debut en un estudio de grabación participando en algunos coros del disco.

En medio, un romance totalmente enfermizo entre Phil y Verónica (ya convertida en Ronnie Spector). El productor –famoso por su “wall of sound”-, también tenía la mejor calificación en la materia celos y amenazas (de hecho, hoy está cumpliendo condena por el homicidio de la actriz b-class Lana Clarson)

La idea de que el éxito del grupo la alejara de Ronnie volvía loco a Phil, lo que derivo en un auto-boicot constante contra el grupo. En la época de oro de los singles, potenciales numer-one no eran publicados a propósito, o canciones grabadas por las Ronettes se atribuían a otro grupo (The Crystals, por ejemplo)

Luego de varias idas y vueltas, y ser teloneras de The Beatles en su gira por América, se separaron en 1967. Hubo un breve regreso (solo con Ronnie como integrante original) en los ’70, pero los vientos ya soplaban en otra dirección. La época de esplendor de las girl-bands había pasado.

No pueden detenernos (porque no existimos)

Ensayo histórico. Ficción. Novela. Fantasía. Todo está presente en La Horda (2017, Editoral La Felguera). Sociedades secretas, conspiraciones, magos y alquimistas. La eterna pelea entre el bien y el mal.

Servando Rocha (también director de la editorial) intercala diferentes geografías y épocas: la Francia del SXVII, los Rosacruces, personajes históricos como Giordano Bruno o John Dee, la Inglaterra de la década de 1980, los anarquistas y William Burroughs.

Crónicas, cartas y correspondencias, manifiestos, relatos en primera persona. Agregados, fragmentos, documentos perdidos, anexos… todos estos recursos nos acompañan a lo largo del viaje: un viaje que no está claro ni donde empieza ni donde termina, tampoco hacia donde va. El misterio, los agentes infiltrados, las pistas y las claves están por todos lados. ¿Realidad o ficción? No lo sabemos.

Mapas con extraños símbolos que es necesario decodificar. Pasadizos subterraneos que no sabemos a donde conducen. Puertas de acceso en cualquier esquina de la ciudad: solo hay que saber mirar. Los grupos de La Horda (con Los Invisibles a la cabeza) en una guerra constante frente a Los Despiertos. ¿Quienes son unos y los otros?

La batalla continúa hasta hoy. En tu ciudad, en tu barrio. En cada esquina puede haber un espía. Es urgente abrir los ojos y reconocer nuestros aliados. No estamos solos, pero el enemigo es poderoso.

No pueden detenernos (porque no existimos).

La Felguera, 2017.