KEEP THE HEART ON

Jesse Hughes era un chico tímido e introvertido. Si no fuera por su amigote Joshua (que a los 12 años ya era un ropero), no hubiera sobrevivido al secundario. Ya de adulto, cumplió con los requisitos de la White Normal Life: empleo, obesidad, esposa, hijos. De la casa al trabajo, y del trabajo a la casa. Todo marchaba sobre ruedas hasta que un día regresó a su hogar más temprano de lo habitual y se encontró a su esposa con el amante (¿les suena conocida la historia?).

De ahí en más el pobre Jesse se vino a pique: depresión, perdida de peso, tendencias suicidas. Entonces su madre llamó al único amigo que podía ayudarlo: El bueno de Joshua. Se reencontraron y tocaron un poco la guitarra, y viendo que Jesse tenía habilidades musicales, Josh Homme -convertido en rockstar de Kyuss y QOTSA– le propuso un trato: si componía 30 buenas canciones, estaba dispuesto a formar una banda con él.

Y el ya no tan bueno ni pobre de Jesse compuso 50 canciones.

-: ¿Formamos una banda? -: No tan rápido! Antes, una advertencia: este es un puto camino de ida. No hay vuelta atrás. Olvídate de todo lo que sabías, porque tu vida está por cambiar radicalmente.

-: Perfecto, donde firmo? -: Aquí. Listo. A partir de hoy, eres Jesse “The Devil” Hughes.

Ese día nacieron los Eagles of Death Metal y Jesse se convirtió en todo un personaje. Guitarras distorsionadas, algo de hard, un poco de stoner, y mucho humor. Sacaron varios discos, divertidos video clips, y la banda se transformó en un extraño circo donde desfilaron un sinfín de músicos como Dave Grohl, Nick Oliveri, Dean Fertita, Joey Castillo o Dave Catching.

El grupo se había convertido en algo único: Jesse era un personaje controvertido y totalmente fuera de serie (hasta le hicieron un documental: The Redemption of the Devil). Tras sus espaldas pasaban músicos de bandas famosas y reconocidas. Sus shows eran una pasada alocada de rock´n´roll. Y sin embargo los Eagles of Death Metal seguían siendo una banda poco conocida, y eso en parte los hacia especiales. No una banda de culto, pero algo así.

¿Pero como, no teníamos que reseñar un vinilo aquí? EOTM tiene 4 discos, y Heart On fue el tercero. Salió en 2008 y mantiene una constante en la discografía del grupo: es electrizante de principio a fin, y tiene excelente presentación: lámina con fotos a todo color, letras y ficha técnica. ¿Algo más? ¡Sí! ¡viene de regalo un simple 45´s con bonus tracks!

Años después la historia es conocida. Noviembre del 2015 y la masacre de Bataclán. Un coñazo. Obviamente nada fue igual. Hasta Bono de U2 se reconoció fanático de la banda y organizó su concierto de regreso. Incluso hace unos meses apareció un nuevo disco que es exclusivamente de covers. Versiones bastante particulares. No está mal.

Pero, obviamente, ya nada es como antes.

the jamaican clash soundsystem

Joder, que tema el de los benditos bootlegs. Discos no oficiales, que por lo general son versiones demos o ensayos, shows grabados desde la radio (broadcasting) o shows tomados directamente desde las consolas de sonido.

Por lo general perdemos siempre la apuesta: la presentación del disco promete una rareza o joya de incalculable valor en la colección de nuestro artista favorito, pero después de la primera pasada es inevitable que nos corra por la espalda la fría sensación de haber sido estafados.

Bandas como los Cramps incluso tienen más bootlegs que discos oficiales. Pero bueno, lo admito, las increibles portadas de esos ábunes ya valen lo gastado.

Pero en este caso, vamos a permitirnos una excepción. Noviembre de 1982, Kingston, Jamaica. The Clash llega como parte de una larga gira a la tierra del ska, reggae y el dub.

Las relaciones entre los miembros de la banda no eran las mejores, pero era un concierto especial. Vamos, no me hagan contar la enorme influencia que tuvo la cultura jamaiquina sobre el punk ingles -el rollo de Don Letts pinchando discos en los primeros gigs de punk, los soundsystems y el cannabis como principal entretenimiento de los futuros england punks rockers, etc, etc.…-

Los Clash ya habían estado en la isla hace unos años, grabando en el mítico Studio One con el gran Mickey Dread -en una desopilante historia con armas de fuego incluidas-. Pero su debut y despedida sobre los escenarios fue en marco del Jamaican World Music Festival el 27 de Noviembre.

Nota al pie: ¡Que pasada de festival! B-52´s, Aretha Franklin, Peter Tosh, The Beach Boys, Toots and the Maytals…

Pero volviendo a lo que nos interesa aquí -el bendito bootleg-, el set de temas que venían haciendo habitualmente los Clash incluía algunas de sus jamaican-songs. En este caso podemos escuchar One More Time, The Guns of Brixton, Bank Robber y el cover de Armagideon Time, más clásicos como Spanish Bombs, Train in Vain y un cierre magnífico con Straight To Hell (cierre del bootleg, ya que quedó afuera del disco la última canción: I Fought the Law).

El sonido del álbum -pequeño detalle que nos olvidábamos- no llega a la calidad de un oficial pero está realmente muy bien, incluso podemos decir (aunque sea para justificar los billetes gastados) que refleja fielmente el vivo de los Clash, sin retoque ni maquillaje.

No quiero caer en eso de “si eres fan de los Clash disfrutarás mucho de este álbum y bla bla bla”. Pero si eres fan de los Clash disfrutarás mucho de este álbum.

Y como nos quedamos cebados con todo este rollo jamaican-reggae-punky, a continuación un pequeño set list de los originals que versionaron Joe y sus compinches… de nada!

voodoo at home with Screamin`

¿Por donde empezar? ¿Qué decir de Screamin´? El precursor absoluto del shock horror, dueño de una voz salida de las mismísimas cavernas del infierno.

Nació en 1929 en Cleveland, Ohio. Nunca conoció a sus padres, y fue criado por una vieja india que lo inició en la brujería.

A los 15 años se metió al ejercito y participó de la segunda guerra mundial, fue atrapado en lineas enemigas y torturado. Cuenta la historia que logró escapar cortándole el pescuezo a uno de los guardias. Y a otro le hizo estallar una granada en la boca. 

¿Verdad? ¿Mentira? ¿Exageración? Todo que sí, asi es la vida de Screamin´

También se ganó la vida como boxeador (campeón de pesos medios en Alaska en 1949), pero desde pequeño mostró dotes musicales y así sería como saltaría a la fama. Coqueteando con el blues o en formato bigband, siempre era su vozarrón y su estrafalaria imagen la que terminaban sobresaliendo. Y su comportamiento impredecible, claro. Capaz de romperle la nariz a un productor por no querer grabarlo o pelearse con su banda por salir vestido de maestro de ceremonia vudú al escenario.

El éxito por fin llega cuando un productor lo convence -alcohol y drogas mediante- de transformar la calmada balada I Put a Spell on You en un recitado casi hipnótico en medio de gritos y alaridos propios de un ritual antiguo. Incluso el tema fue prohibido y las emisoras de radio se negaban a pasarlo.

At Home with Scremin´Jay Hawkins” salió en 1958, y se podría catalogar como un disco de rock and roll and blues. Y escuchar la voz tan característica de Screamin siempre al frente nos transporta inmediatamente ante este lunático impredecible, acompañado de un bastón con una calavera llamada Henry, pantalones de leopardo y que aparecía en el escenario saliendo desde un ataúd.

At Home With Screamin´Jay Hawkins (1958)

Me olvidaba: también fue actor, tuvo más de 70 hijos, una de sus mujeres casi lo mata de una cuchillada, y pasó 22 meses preso (hasta el día de hoy no sabemos porqué). Quedará para otro articulo.

Donde quieras que estés Screamin´… SALUD!

Go Tell The Mountain

Poeta maldito, artista sin suerte, idolatrado por grandes músicos como Nick Cave o Iggy Pop. Le fue mejor en Europa que en su propio país. Hoy considerado de culto y gozando de un reconocimiento que nunca tuvo en vida.

Jeffrey Lee Pierce fundó en 1980 a The Gun Club -por los que pasaron Kid Congo Powers y Patricia Morrison-, en donde desplegó un arsenal de canciones que iban desde la mixtura del blues y el punk hasta el new wavecountry psicobilly.

Era el presidente del club de fans de Blondie, pero en sus canciones estaban presentes la imaginería del vudú, los espíritus, los esclavos y la tradición sureña americana del blues. 

Y precisamente es este último aspecto el que nos lleva a presentar Ramblin´ Jeffrey Lee and Cypress Grove with Willie Love, su particular homenaje a grandes maestros como Skip James, Lightnin´ Hopkins o Frankie Lee Sims. 

Aparecido originalmente en 1992, el álbum fue grabado en Holanda y cuenta con, además de las versiones, dos temas propios de Jeffrey, donde demuestra lo bien que asimiló los clásicos y su capacidad para estar a la altura de la vieja tradición bluesman del delta del Mississippi.

Hace 10 o 15 años el formato vinilo tuvo una explosión que todavía no sabemos donde va a terminar. Junto a reediciones de todos los colores y formas, abundan los discos mal prensados, bootlegs de dudosa calidad, grabaciones que no fueron pensadas para editarse…

En este contexto, tenemos la suerte de que el sello español BANG! RECORDS (allegados al histórico Munster Records) haya metido manos en el asunto y haya reeditado buena parte de la discografía de The Gun Club y de Jeffrey Lee Pierce.

Así, en 2013 apareció la reedición de Ramblin´ Jeffrey Lee & Cypress Grove with Willie Love, en formato doble Lp. Con 7 canciones más que en la versión original del vinilo (5 inéditas), una cuidada presentación de packaging y carátulas, y un sonido excepcional.

Un disco impecable para seguir adentrándonos en el atormentado mundo de Jeffrey Lee Pierce, muerto en 1996 y poco a poco convertido en leyenda.