A hard bone to crack…

Tramposo. Engreído. Mujeriego. Borracho. También mago y ocultista. Las personas que están a su alrededor por lo general terminan muertas. Culpa suya una niña inocente de 9 años está condenada eternamente al infierno.

John Constantine no es precisamente el mejor tipo que te puedas encontrar en la barra del bar. Pero seguramente estará dispuesto a compartir un trago, siempre y cuando seas tú quien pague la cuenta. Creado por Alan Moore en The Swamp Thing, se transformó en una de las figuras más icónicas del cómic para adultos.

Demonios de todos los círculos del infierno, brujas, asesinos en serie o tribus caníbales perdidas en algún confín del mundo. Ritos vudú, paganismo y antiguas invocaciones. Lejos de ser un héroe o justiciero, por lo general John termina salvándose por un pelo. Pero deja un completo desastre detrás. Donde pisa ya no crece el pasto.

Es una de las series más longevas y hasta el día de hoy Constantine sigue luchando contra las fuerzas sobrenaturales e intenta salvar su alma condenada.

Aunque como dice Lucifer, el Primero de los Caídos: “Tarde o temprano el juego se acaba. Y John, hay muchos ahí abajo esperándote. Y no va a alcanzar toda la compasión del mundo para aliviar el dolor que te espera….”

Nos vemos pronto, Constantine!